¿Es el BIG DATA el gran aliado de la justicia?

Manolo RecioActualidad, Big Data, Futuro, Inteligencia Artificial y Derecho0 Comments

La tecnología Big Data se muestra imprescindible para que, tanto empresas como bufetes de abogados, puedan tomar decisiones que mejoren su rendimiento, reduciendo riesgos y aportando una mayor efectividad en cualquier gestión que se realice. Por todos es sabido las grandes cantidades de información con las que se trabaja en el mundo judicial y legal, así como en despachos profesionales de abogados, pero ¿realmente se ha estado analizando y valorando toda esa información? De ello nos hemos encargado en Legal Innovation, que a través de LEGAL DATA; herramienta predictiva basada en esta tecnología y la Inteligencia Artificial, permite predecir con mayor exactitud los resultados de los litigios judiciales. Se trata de una información estratégica, que puede llegar a tener un gran valor.

Cómo encajar el Big Data en este sector
Para poder obtener el máximo impacto en cualquier negocio, se requiere una combinación de personas, procesos y tecnología (herramientas de análisis). Hasta hace relativamente poco, veíamos esta composición en negocios principalmente del sector teleco, bancario, moda, música, robótica, o medicina.

Actualmente, todo lo que hacemos está continuamente dejando un rastro digital que se puede utilizar y analizar; los avances en tecnología, junto a la expansión de internet y el almacenamiento en la nube, han provocado que crezca la cantidad de datos que podemos almacenar. Por lo tanto, hablamos de un gran reto ante una nueva realidad jurídica, donde nos centramos en cómo analizar, capturar, recolectar, buscar, compartir, almacenar, transferir y visualizar ingentes cantidades de información, obteniendo un conocimiento en tiempo real.

La AEPD (Agencia española de protección de datos) ya expuso la definición de Big Data, en el año 2014 como: Las gigantescas cantidades de datos digitalizados que son controlados por las empresas, autoridades públicas y otras grandes organizaciones que poseen la tecnología para realizar un análisis extenso de los mismos basado en el uso de algoritmos. Es decir, se trata de un proceso de recolección, gestión y el inmediato análisis de grandes cantidades de datos, para encontrar toda la información oculta, patrones recurrentes o nuevas correlaciones, que debido a su gran y complejo volumen superan la capacidad de procesamiento de los programas o sistemas informáticos convencionales que han quedado obsoletos.

Para ello la cuestión estriba en implantar una correcta navegación entre todos los datos que proporciona el Big Data cuyas características es su amplio volumen, que se proporcione variedad y que su acceso se realice con velocidad. Navegando de manera conveniente entre todos estos datos, tanto los que se han obtenido de forma interna como los que vienen del exterior, conseguimos que se proporcione al interesado una mayor efectividad, habrá menos filtraciones y se podrá solucionar cualquier tipo de obstáculo con el cual nos encontremos.

Las predicciones del Big Data y su utilidad
Podemos hacer mención a ejemplos del uso con fines predictivos de esta tecnología hablando de experiencias como la de “BBVA Research” y “Google”. Ambos se unieron para desarrollar un proyecto de mejora de las predicciones de la actividad económica en determinados sectores productivos, donde se combinaron los modelos de predicción de “BBVA Research” con la información de las búsquedas y el resto de los servicios de que dispone Google.

En este sentido indicar también la experiencia con Big Data de una de las empresas financieras más antiguas del mundo cómo es JP Morgan Chase. Implementaron el uso de un software que interpreta acuerdos de créditos comerciales que anteriormente consumían 360.000 horas de trabajo de sus abogados al año. El software revisa documentos en segundos y es menos propenso a errores. Con estos datos la empresa recientemente formó centros tecnológicos para equipos especializado en big data, robótica e infraestructura de nube con el fin de hallar nuevas fuentes de ingresos, al tiempo que reduce gastos y riesgos.

En este momento veo necesario exponer la respuesta de Marco Bressan, presidente ejecutivo de BBVA Data & Analytics, a la pregunta de ¿Qué tiene de cierto eso de que gracias al Big Data podremos anticiparnos a los acontecimientos? Bressan afirmaba que “el verdadero valor del Big Data será cuando se explote la capacidad de grandes volúmenes de información para anticipar el futuro. Y lo que es más, el Big Data producirá un cambio en la forma de hacer negocios: en la medida en que, mejoremos la capacidad predictiva, la forma de hacer negocios y la forma de relacionarnos con los clientes cambiará de forma drástica.

El hecho de que una firma de abogados pueda incluir esta tecnología ofreciendo servicios más personalizados, adelantándose a las necesidades del cliente o prediciendo el resultado de un juicio, negociación u operación, nos lleva a pensar que, aunque supone un gran reto, todos aquellos que apuesten por esto obtendrán un mayor crecimiento, un buen posicionamiento en el mercado y un gran negocio.

Trabajar con Big Data tiene que servir para aportar valor a las empresas y a las personas; todo el proceso tiene que ayudar a impulsar el desarrollo, la innovación y la competitividad, pero también mejorar la calidad del servicio de las empresas con respecto a sus clientes.

Por supuesto no olvidarnos que las predicciones, basadas en probabilidades y correlación de datos, pueden no ser coincidentes con la realidad que finalmente acontezca, pero serán un punto clave en la toma de decisiones importantes.

En definitiva, respondiendo a la pregunta con la que encabezamos este post; sabemos que hasta el momento sólo un mínimo porcentaje de los datos que se almacenan, como parte de la actividad jurídica y legal diaria, son analizados y utilizados para consultas relativamente sencillas. Se trata de un activo que encierra un gran potencial en su interior. De ahí que incluir el Big Data en despachos de abogados o administraciones de justicia suponga un gran reto, pero consideramos viable convertir los datos en diagnóstico, datos que nos ayuden a crecer y planificar el futuro, para mejorar la productividad, optimizar los procesos y mejorar los resultados.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *