El cliente tiene derecho a reclamar el servicio, pero no a imponer el disparate.

Manolo RecioActualidad0 Comments

cliente

En ocasiones el cliente, influido por emociones negativas como la ira, rabia o frustración, pretenda que el abogado se deje llevar por todas esas inquietudes, de forma que toda su actuación profesional deberá realizarse acorde con su estado emocional ante el conflicto. A veces, todos estos condicionantes son tan intensos, que el abogado toma decisiones que no adoptaría en circunstancias normales.

Hay que hacerle ver que en estas situaciones las emociones deben quedar en un segundo plano, ya que mientras más fríos estemos menos sufrirá y más fácil será llegar a decisiones más adecuadas. Por tanto, un abogado nunca deberá adherirse incondicionalmente al cliente.

Esta conducta suele observarse desde el principio de la relación, ya que el cliente, cegado por sus emociones, pretenderá que el abogado siga sus directrices de actuación o que literalmente desmenuce al contrario de la forma que sea. Ante estas situaciones, el abogado debe preservar su independencia, y si bien lo escuchará y será empático creando la necesaria comunicación emocional, una vez llegado a un punto en el que el cliente persista en su actitud, el abogado se verá obligado a ser asertivo y dejar claro que va a actuar de determinada forma y bajo su propio criterio, dejando claras las condiciones de la relación. Y si llegado a ese punto la situación persiste, el abogado no podrá llevar el caso. Existen dos opciones, o el cliente se serena y deja al abogado trabajar a su manera, o si no está conforme, es libre de encargar el asunto a otro letrado.

El abogado podrá renunciar a la defensa con total libertad, evitando únicamente la indefensión del cliente. Hay que estar alerta y ante la mínima sospecha de manipulación por parte del cliente, el abogado debe huir amparándose en su independencia y siendo contundente en su consejo.

Más información

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *