Inteligencia artificial. ¿Herramienta o enemiga?

adminFuturo, Inteligencia Artificial y Derecho, TecnologíaLeave a Comment

Cuando hablamos de progreso e innovación siempre se pueden emplear dos enfoques antagónicos. Por un lado están quienes ven en el desarrollo y los avances tecnológicos una forma de crecer, de mejorar y utilizar la capacidad creativa del ser humano en su propio beneficio. Por otro, se encuentran quienes afrontan los cambios de paradigma con miedos, inseguridades y cargados de prejuicios, frenando con ello las posibilidades que puedan presentarse. Entre estas innovaciones y avances se encuentra la inteligencia artificial, que se muestra cada vez más como protagonista de intensos debates acerca de la idoneidad de su uso.

En esta era de constante evolución y de innovación sobredimensionada, nos encontramos ante la presentación en sociedad -ya que su nacimiento no es tan actual- de la llamada inteligencia artificial, la cual viene para quedarse y está planteando los mayores quebraderos de cabeza desde un punto de vista tecnológico, social, político e incluso ético. Son muchas las dudas emergentes acerca de la implantación definitiva de la inteligencia artificial en nuestro día a día, todas ellas razonables, pues supone un cambio radical en la forma de percibir el mundo que nos rodea.

El hecho de que el cambio que puede producirse con la utilización y normalización de este tipo de herramientas sea considerable no implica que tenga que poseer una connotación negativa. El reto de adaptarse a los nuevos tiempos es algo que siempre ha generado tanta expectación como inseguridad, aunque ha quedado demostrado que el atrevimiento y optar por el progreso trae mejores resultados a largo plazo que elegir quedarse estancado por miedo a lo que pueda pasar. Esto es algo aplicable a cualquier aspecto de la vida, pero más aún dentro del mundo de los negocios, donde es bien sabido que el único camino para no desaparecer es crecer. Y a día de hoy, se puede afirmar que el crecimiento vendrá de la mano de la inteligencia artificial.

Más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.